DOSSIER

 

 

VIRGINIA DRÖM

COACH EMOCIONAL 

 

Superación personal

Vivir sin miedo

Superar el duelo

Imagen que contiene traje, mujer, hombre, posando Descripción generada automáticamente

 

 

 

 

 

EL COACHING CON VIRGINIA DRÖM

 

Para adentrarnos en el mundo del Coaching, empezaré por explicar que es la figura del coach, del coachee y en que consiste una sesión de coaching.

 

Un coach es un “entrenador” personal que te acompañará para poder alcanzar el objetivo que te propones y al que no logras llegar.

 

El coachee es la persona que, en cierto momento de su vida, busca un entrenador o un mentor para que le acompañe en su nuevo proyecto.

 

Una sesión de coaching es el tiempo en que se intercambia aquello que se quiere conseguir y los conocimientos del coach para poder encontrar unas respuestas. Debo aclarar que un coach, en muchos de los casos como el mío, no es un psicólogo que, a diferencia de este, ha estudiado las partes mas profundas de la mente, pero si aquel que con unos estudios definidos ayudará con preguntas muy concretas a que se obtenga con sus propias respuestas aquello que se necesite resolver.

 

Yo, Virginia Dröm, soy la persona que juntamente con el coachee buscará en cada persona aquellas herramientas que necesita y que posee para lograr el propósito que definamos en nuestra primera entrevista.

Imagina que te encuentras en un momento donde te parece que todo lo que te rodea son impedimentos capaces de despertar en ti ciertas inseguridades y temores que no te dejan avanzar, es ahí, en ese preciso instante donde yo voy a ser tu compañera para apoyarte y mostrarte que tienes muchas posibilidades de mirar dentro de ti y descubrir que sí eres capaz.

Trabajaremos con tu presente de igual a igual. Como coach emocional trabajaré contigo aquellas emociones que no te dejan avanzar y de esta manera intentaremos encontrar una visión nueva para gestionar aquello que no ves con claridad.

 

Para conseguir esta visión nueva, nos inspiraremos en los 6 principios del coaching.

 

 

 

 

 

LOS 6 PRINCIPIOS DEL COACHING

1. La verdad no siempre se interpreta igual

La misma realidad puede observarse desde diferentes puntos de vista y llegar a interpretaciones y, por tanto, conclusiones diferentes, pero igual de legítimas.

En ocasiones escuchamos personas que con su fuerte personalidad anulan todo aquello que para nosotros es nuestra manera de interpretar la realidad, pero debemos ser conscientes de que esas son sus realidades no las nuestras.

 

2. Todos intentamos actuar de forma correcta

 El coaching permite el descubrimiento de nuevas maneras de hacer las cosas a partir del cambio de creencias limitantes.

Todos poseemos partes de nuestro yo que en algún momento dejamos de utilizar o de escuchar y que llegado el momento debemos recuperar.

 

3. Todo individuo tiene un talento propio

El ser humano es completo, no le falta nada. En su interior contiene un enorme potencial que espera ser liberado. El coaching facilita esta liberación. El coachee es autónomo: es quien decide, quien opta y quien, en último término, resuelve.

Todos y cada uno de nosotros tenemos unas valías propias que por circunstancias de la propia vida quedan postergadas o adormecidas, pero están ahí.

 

4. Somos capaces de cambiar

Los hechos no se pueden cambiar, pero sí su interpretación: podemos elegir las interpretaciones que les damos. Todo lo que no es genético se puede cambiar.

Imaginemos dos personas con diferentes vidas sentadas viendo una puesta de sol, cada una posee unos pensamientos y emociones diferentes. Vivimos un mismo día, pero lo vivimos de diferente manera.

 

 

 

5. Confidencialidad

Nada de lo que diga el coachee trasciende fuera de las sesiones de coaching, ni de ese entorno seguro. 

Nuestras sesiones poseerán un documento firmado de confidencialidad, que solo será rescindido si la vida del coachee o de personas cercanas corrieran peligro, en ese caso tendría la obligación profesional y personal de intervenir.

 

 

6. Ser/Hacer

El coaching diferencia lo que HACEMOS de lo que SOMOS. Defiende que somos mucho más de lo que hacemos y que podemos elegir quién SER.

Es cierto que en muchas ocasiones nos vemos obligados a vivir de un modo que no nos gusta y eso nos hace infelices, pero debemos de ser sinceros con nosotros y entender que podemos cambiarlo y que en ese cambio muchas de las cosas que nos rodean se verán modificadas.

 

 

 

 

EL PROCESO DE COACHING

Con Virginia Dröm, el proceso de Coaching se compondrá de sesiones de coaching (reuniones o entrevistas) entre el coach y coche, realizadas y diseñadas a medida. 

En términos generales, podemos decir que un proceso de coaching tiene una duración determinada que se fija antes de iniciar y va en función del reto a alcanzar. Su duración suele constar de entre 6 y 10 sesiones a lo largo de unos tres a seis meses.

Pero podría ser que en algún caso sea suficiente con un corto proceso de coaching. En este caso puede estructurarse en una sesión de consulta o en tres sesiones donde la primera será el encuentro y pregunta principal para trabajar, la segunda sesión sería los pequeños retos trabajados con los ejercicios acordados en la anterior y la tercera  la valoración final y conclusión. 

 

SESIÓN DE COACHING CON VIRGINIA DRÖM

Antes de iniciar el proceso, acordaremos la duración de las sesiones. La duración aproximada irá de 45 a 60 minutos pudiendo llegar, si se pacta a los 90 minutos. 

En ese tiempo, yo, la coach procuraré que el coachee cambie de observador, es decir, que logre ampliar su mirada sobre su realidad y descubra nuevas posibilidades de acción. Para ello me comprometo a

  • Realizar un proceso temporal con principio y final. 
  • Garantizar una relación exclusiva entre dos personas: coach y coachee
  • En busca de un objetivo y un reto declarado y bien definido
  • Basado en conversaciones (lenguaje, emoción y cuerpo) planificadas, privadas y confidenciales
  • ​Utilizando la metodología de las preguntas para explorar creencias, valores, fortalezas y limitaciones si perder el respeto por ambas partes
  • Garantizando que el coachee toma decisiones propias y se compromete con el aprendizaje y el cambio a intentar ver con mas claridad aquel reto del principio, movilizándose en una determinada dirección, desplegando así todo su potencial hasta conseguir resultados extraordinarios.
  • No se debe de olvidar en ningún momento que el coachee es consciente de que su coach, en este caso, no es un psicólogo y no ocupará el lugar de éste.

 

 

 

 

“Darle a todo el lugar verdadero que debe de ocupar en nuestra vida. 

Nuestra felicidad es solo nuestra y debemos de cuidarla

Virginia Dröm

 

 

 

 

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam.